Ir al contenido

EDITORIAL

Los Derechos Humanos vuelven a ocupar la centralidad de las políticas públicas

Por Matías Facundo Moreno, Subsecretario de Derechos Humanos de la Provincia de Buenos Aires.

Durante este 2021 en que completamos el segundo año de gestión al frente de la Subsecretaría de Derechos Humanos, trabajamos con un objetivo claro que fue profundizar las políticas de Derechos Humanos en la Provincia de Buenos Aires. Se trató, ni más ni menos, que de ratificar los lineamientos trazados el año anterior junto al Gobernador Axel Kicillof y el Ministro de Justicia y Derechos Humanos, Julio Alak, y que llevamos adelante codo a codo con directores y directoras, trabajadores y trabajadoras, organismos, referentes y agentes territoriales y con la disposición del pueblo bonaerense para trabajar por una Provincia en marcha y para todos y todas.

Fue otro año signado por las complejidades planteadas por la pandemia en el que, sin embargo, ratificamos el compromiso con la gestión y podemos resaltar logros como la puesta en funcionamiento del Archivo Provincial por la Memoria creado formalmente en diciembre pasado por el gobernador con el decreto 37/2020. El Archivo nos permite trabajar para hacer efectiva la Ley Provincial 12.498 del Registro Único de la Verdad que otorga el derecho a las y los integrantes de la comunidad conocer los hechos acerca de la desaparición forzada de personas, los asesinatos, los robos de bebés, la existencia de centros clandestinos de detención y demás violaciones a los Derechos Humanos cometidos durante la dictadura cívico militar en la Provincia. Pero también permite saldar una deuda: que Buenos Aires se sume a las provincias que cuentan con su archivo de la memoria.

Como parte de este proceso se logró la desafectación del Destacamento de Inteligencia 101 del Ejército que había sido ordenado por la Justicia Federal en el año 2012. Conseguimos este año su entrega a la Subsecretaría para su funcionalización para que allí esté la sede del Archivo. Este hecho tiene un fuerte contenido simbólico: allí donde el Estado terrorista compilaba información de los y las ciudadanas para organizar sus secuestros, ahora la Provincia tendrá un espacio para que esos hechos se conozcan.

También este año avanzamos en la profundización de las políticas contra la violencia institucional, dando pasos importantes como la posibilidad de que, por primera vez, la Provincia pueda ser querellante institucional en este tipo de casos. Esa iniciativa se suma a la disposición de los Equipos de Acompañamiento socio-comunitario para acompañar a familiares y víctimas de violencia institucional y a su comunidad, entendiendo que cuando se produce un caso de este tipo se afecta a toda una comunidad. Esta claro que se trata de una de las grandes deudas de la democracia y que como pueblo debemos construir el camino para erradicar y frenar la violencia institucional, y desde la Subsecretaría de Derechos Humanos trabajamos para eso.

Dimos impulso a las causas por crímenes de Lesa Humanidad y nos presentamos como querellantes en expedientes que no habían sido tenidos en cuenta en la gestión anterior. Profundizamos la preservación y avanzamos en la generación de propuestas en los de los Espacios de Memoria. Y este año sentamos las bases para iniciar la construcción de un nuevo espacio donde funcionó el centro clandestino de detención La Cacha.

Además lanzamos el Programa Futuro Memoria del que participaron con producciones culturales y artísticas miles de jóvenes de entre 14 y 18 años de los distintos municipios de la provincia.

Estamos convencidos de que las nuevas generaciones tienen muchísimo para aportar y su participación es imprescindible para profundizar el camino de la Memoria, la Verdad y la Justicia. También continuamos con la Escuela Provincial de Derechos Humanos y ampliamos la oferta de cursos para los y las bonaerenses. Redoblamos las tareas de Protección de Derechos en las cárceles bonaerenses con monitoreos y recorridas permanentes en las Unidades Penales de la Provincia, y también dimos impulso a la defensa y profundización de los derechos de nuestros pueblos originarios, entre muchas otras políticas públicas que llevamos adelante.

Estamos convencidos de que con la profundización de las políticas públicas de Derechos Humanos vamos a lograr una provincia para todos y todas y vamos lograr más y mejor democracia. En esta tarea nos han acompañado a lo largo de estos dos años las Madres de Plaza de Mayo, las Abuelas de Plaza de Mayo, las Madres de Víctimas de Violencia Institucional, los H.I.J.O.S y militantes de Derechos Humanos. Esto refuerza nuestra convicción de seguir el camino iniciado en 2003 de asumir las demandas históricas de los organismos para transformarlas en políticas de Estado. Sabemos que los Derechos Humanos son incompatibles con el neoliberalismo, y que debemos construir el Nunca Más al Neoliberalismo.

Con humildad, con convicción y con territorio seguiremos trabajando para ampliar los derechos de las y los ciudadanos que, desde el 10 de diciembre de 2019 volvieron a estar en el primer plano. Estamos convencidos de que los Derechos Humanos no están escindidos de los derechos sociales, y es por eso que asumimos el compromiso de profundizar las políticas públicas para la ampliación definitiva de los derechos de todas y todos los argentinos y argentinas y los y las bonaerenses.

ILUSTRACIÓN PIE DE PAGINA